Sentir a su bebé. Eso es lo que quieren muchas embarazadas. Desean, con ansiedad, ser sorprendidas por ese ser que crece dentro y que, en condiciones normales, se comienza a mover en la etapa embrionaria, entre las semanas 8 y 9 de gestación.

Sin embargo, la madre lo puede empezar a sentir entre las semanas 18 a 22, ya que solo entonces el embrión mide unos centímetros más y, por ende, tiene menos espacio, lo que ocasiona movimientos de las paredes del útero que chocan con la pared abdominal de su madre, explica Marco Duque, perinatólogo y jefe de la Unidad Materno Fetal de la Clínica del Country.

Cuando el embarazo avanza, la madre nota los choques internos, tanto que, por momentos, se pueden ver unas pequeñas montañas o bultos en la piel que cubre el vientre.

Estas sensaciones maravillosas, que ninguna madre olvidará, tienen su importancia ya que, según el perinatólogo Duque, son un indicador de bienestar fetal. En las semanas indicadas (cuando la madre comienza a sentir al bebé), el médico se cerciora, a través de una ecografía, de que todo va bien.

En el vientre materno los bebés estiran y flexionan los brazos y piernas, succionan, degluten y voltean su dorso: “A medida que van creciendo, los movimientos fetales son cada vez más precisos”, afirma el experto.

4 Datos sobre los movimientos del bebé

1- ¿Cómo se sienten los movimientos?

Cuando la mujer siente a su bebé experimenta uno de los mejores momentos de los 9 meses del embarazo. Cada quien lo vive distinto. Unas lo reconocen como el movimiento de un pez dentro de un acuario; otras lo comparan con la sensación de tener una mariposa revoloteando, o una lombriz que se arrastra rápidamente por la tierra.

2- ¿Cuándo se sentirán sus primeros movimientos?

Las primeras “pataditas” del bebé se pueden percibir como vibraciones o como una sensación de burbujeo dentro del vientre, entre las semanas 15 y 22 de embarazo.Los famosas “pataditas” del bebé son percibidas, por lo general cuando la embarazada baja la actividad y se acuesta a descansar. Generalmente esto sucede por la noche, momento en el que se está más atenta a los cambios de posición del bebé.

3- ¿Puedo provocar que mi bebé se mueva?
Claro que si! Un método casero que se puede utilizar para sentir los movimientos del bebé es comer o tomar algo dulce y esperar unos 20 ó 30 minutos, aproximadamente y recostarse, ya que en esa posición se pueden distinguir estos movimientos con más claridad. También puedes tomar dos vasos de agua muy fría y recostarte unos 10-15 minutos boca arriba para esperar su reacción.

4- ¿Los movimientos deben ser frecuentes?

Cada bebé es distinto, algunos se mueven más que otros. Pero a partir de la semana 28 es importante reconocer y percibir que el bebé se esté moviendo. Ante la menor duda o sospecha de que el bebé pasó varias horas sin moverse, es importante comunicárselo al médico lo antes posible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *